bicentenario 2021

sobre

08 cuadrado 300x300 círculo

La historia napoleónica ha dejado su huella en nuestras ciudades de Francia y Europa.

Este patrimonio merece ser más conocido, más promocionado, más compartido y más visitado. En torno a estas observaciones hemos querido crear una federación de ciudades europeas de la historia napoleónica. En las acciones del gran hombre, son los valores de la Revolución, del Siglo de las Luces, los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad los que nos unen. Rehabilitar los sitios históricos, fomentar la investigación histórica, promover nuestros museos y la cultura viva, abrirse a los ciudadanos de nuestros países y de Europa, significa recorrer los caminos complejos, contradictorios y a veces antagónicos por los que se impusieron estos ideales en Europa. Las decenas de ciudades europeas reunidas en este movimiento quieren así contribuir a la promoción de su propia imagen, reviviendo una página considerable de su historia y descubriendo cómo ese pasado les era común. Pues el periodo napoleónico permitió a Europa tomar conciencia de sí misma -a través de su adhesión y oposición a las acciones del pequeño corso- y adoptar instituciones públicas inspiradas en la filosofía de la Ilustración. Nuestros países, nuestra Europa, necesitan reforzar la conciencia de sus raíces para aumentar la confianza en su capacidad de afrontar los grandes retos de su tiempo. Por ello, nuestro deseo de comprender y valorizar mejor nuestro patrimonio cultural está estrechamente ligado a nuestro deseo de avanzar en términos de progreso social y económico. La cuestión de la identidad está en el centro de todas las crisis de nuestro tiempo. Los cambios de comportamiento necesarios para hacer frente a los retos del control medioambiental, el desarrollo de la ciencia y la tecnología, el subdesarrollo, etc., sólo pueden basarse en la paz y, por tanto, en la reconciliación con el pasado. Porque, como dice el refrán, no puede haber futuro para quienes no aceptan su historia. Por eso nos hemos propuesto reunirnos en torno a esta página de una gran historia que en su día nos dividió.

Carlos Bonaparte
Presidente de la Federación

Fundada en 2004 por Carlos Bonaparte, la Federación Europea de Ciudades Napoleónicas (FECN) reúne a más de 50 ciudades europeas cuya historia está marcada por la influencia napoleónica. 

La FECN, asociación de derecho francés (ley de 1901), nació del deseo de los municipios de situar su patrimonio histórico napoleónico en su dimensión europea. La lectura cruzada de páginas especialmente importantes y contrastadas de la historia de los países de Europa pretende ser una importante contribución a la cultura común de los pueblos y a la definición de nuestro patrimonio compartido.

En 2015, la dimensión europea de su trabajo fue reconocida a través de la certificación como "Itinerario Cultural del Consejo de Europa" de Destino Napoleón, un itinerario para la promoción y puesta en red del patrimonio napoleónico, un patrimonio europeo compartido.

La FECN desarrolla sus actividades en torno a tres orientaciones principales:

  • promover los intercambios sobre la historia napoleónica mediante la organización de encuentros, coloquios y publicaciones en colaboración con universidades, instituciones culturales y asociaciones históricas;
  • promover y apoyar la conservación y restauración del patrimonio napoleónico (objetos, obras de arte, mobiliario, monumentos, lugares, etc.);
  • desarrollar actividades de promoción y valorización del patrimonio a través de exposiciones, manifestaciones artísticas y visitas de descubrimiento, especialmente en el marco de intercambios turísticos, escolares o universitarios.

Las misiones prioritarias de la FECN son:

  • la conservación, la puesta en común, la valorización y la salvaguardia del patrimonio cultural común de importancia europea vinculado al mito napoleónico y a la influencia del período napoleónico en la Europa contemporánea;
  • sensibilizar al público, poner de relieve la diversidad cultural y promover el conocimiento mutuo de la historia, las raíces y los valores culturales comunes a los pueblos de Europa y su patrimonio cultural común;
  • el desarrollo de la investigación, la enseñanza y la difusión del conocimiento.

Para hacerse miembro de la FECN, visite esta página.

es_ES
Ir arriba